¡ENVIO GRATuito En TODA la WEB!

¿Cuál es la temperatura idónea para servir cada tipo de vino?

No te equivoques, “ambiente” no es una temperatura. Y menos si va acompañada de la palabra vino. Por norma, cualquier aspirante a experto en vinos casero seguro que dirá: “El vino hay que servirlo siempre a temperatura ambiente”. Una máxima que desde este momento debes descartar de tu vocabulario. ¿Por qué? (Toma nota)

Pongámonos en situación, en el calendario marca 10 de agosto, una cena al aire libre y sobre la mesa una botella de nuestro tinto de autor y de guarda Fortaleza de Requena ahora sigue imaginando... sitúa dos ubicaciones para la cena que te proponemos, una en Sevilla en la ribera del Guadalquivir y la otra en cualquier rincón de nuestra comarca Utiel-Requena. Ahora volvamos al principio ¿de qué temperatura ambiente estamos hablando?

Es la mejor manera que tenemos para explicarte que la temperatura ideal del vino no es servirlo a temperatura ambiente y de ello vamos a seguir hablándote a lo largo de este artículo.

Las tres Reglas de Oro

A la hora de servir un vino la temperatura es fundamental ya que una temperatura inadecuada puede modificar sus características.

Congelador: nunca

Nunca debes usar el congelador para enfriar el vino, ya sea blanco, rosado o tinto. La mejor opción es sumergir la botella en una cubitera que contenga agua con hielo (en partes iguales). Aunque no lo creas en tan sólo 15 minutos puedes bajar la temperatura de 20o a 8o (en una nevera tendríamos que esperar alrededor de 3 horas)

A cada vino su temperatura

Cada vino tiene su temperatura ideal por ello es bueno conocer su temperatura óptima y también tener en cuenta la temperatura ambiente para saber cuánto tendremos que enfriar o templar el vino.

Que se tome su tiempo

El vino necesita su tiempo para adaptarse a los cambios de luz, temperatura y ambiente, por eso es importante que las botellas que tengas pensado servir las prepares con al menos un día de antelación. Lo ideal es que dejes la botella en posición vertical en la habitación donde tengas pensado disfrutarla para que se adapte al entorno.

La Temperatura Ideal del vino Tinto

El vino tinto debe servirse de forma “templada”. Atendiendo a sus características deberá oscilar entre los 12o a 18o como máximo ya que una excesiva temperatura provoca que el alcohol sea más volátil y será imposible captar todos sus aromas.

Los tintos jóvenes pueden presentarse entre los 12º y 15ºC para resaltar su frescura y matices florales, los crianzas entre los 16º y 18ºC y los de grandes añadas a 20ºC.

Nuestro consejo es que en verano ya que las temperaturas son más altas lo enfríes en una cubitera y que lo mantenga ya que a lo largo de la comida irá subiendo de grado


La Temperatura Ideal del vino Blanco y Rosado

Solemos pensar que este tipo de vinos se deben servir muy fríos pero no es así puesto que al enfriarlo de forma excesiva perderá aromas y sabor por tanto los blancos y rosados deben servirse entre 8º y12º.

Los vinos blancos jóvenes secos, se tomarán frescos entre 7º y 10ºC

para disfrutar de sus aromas de fruta. Los blancos dulces los serviremos a 6ºC, para resaltar su carácter frutal y su expresión dulce. Los blancos con crianza, entre 10º y 12ºC ya que a temperaturas más bajas se pierden los aromas complejos del roble. Los blancos generosos (manzanillas y finos) se deben servir entre 7º y 10ºC

Para los vinos rosados se recomienda que la temperatura de servicio esté entre los 6º y 8ºC.

Nuestro consejo es que en este caso puedes poner el vino unas horas antes de servirlo en la nevera (nunca en el congelador) y después conservarlo siempre en una cubitera con hielo y agua.

El termómetro

El uso de termómetro es recomendable como entrenamiento para ir conociendo las temperaturas luego la experiencia nos dirá si el vino está demasiado frío o caliente.

Los hay de contacto que se introducen en la copa o en la botella una vez abierta. Otros termómetros toman la temperatura del vidrio, pero tienen el problema de que la temperatura del vino podría no ser la misma que la del vidrio, especialmente si se ha intentado enfriar muy rápidamente. Hasta ahora estos termómetros eran puramente orientativos, pero existen ya en el mercado otros digitales que resultan muy exactos.

De todas formas al final tampoco hace falta ser extremadamente rigurosos con un poco de práctica, tocando la botella con la palma de la mano y probando un poco de vino conseguiremos saber si está o no a temperatura adecuada. Lo mejor que puedes hacer es entrenar y disfrutar del vino (siempre con moderación).

temperatura del vino ideal

0 comentarios 0

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados