¡ENVIO GRATuito En TODA la WEB!

El postre perfecto: VINO Y CHOCOLATE

Marida vino y chocolate

Cuántas sobremesas han visto como la última copa de vino quedaba olvidada, a medias por acabar...el mejor sorbo perdido sin saber que la combinación perfecta para poner la guinda a una comida con amigos, una celebración o una cena en casa la teníamos tan alcance de la mano...

Sí porque todos sabemos que en un buen menú chocolate y vino son imprescindibles no en vano son garantía de éxito (siempre que realices una buena elección) pero lo que quizás a muchos se nos escapaba (hasta ahora) es que el secreto del éxito lo teníamos tan al alcance de la mano: la unión entre un buen vino y chocolate. Una combinación explosiva en la que los sabores se complementan dejándonos una sensación de felicidad, en muchas ocasiones, indescriptible (quizás también la compañía sea importante)

MARIDAR VINO Y CHOCOLATE

La primera premisa que debemos tener en cuenta es la selección de los ingredientes, un buen vino y un buen chocolate de calidad (no escatimes y te quedes con el primer chocolate que encuentres en el lineal del supermercado)

Sucede lo mismo con el vino. Para lograr un buen maridaje habrá que medir su intensidad puesto que no será lo mismo pensar en un vino con mucho cuerpo que en un vino joven y ligero. En cuanto a la calidad del vino es algo que vamos a dar por sentado porque sin ella este artículo carecería de sentido ¿no crees?

El cacao y el vino, poseen aromas frutales o florales y la epicatequina, un potente antioxidante que refuerza la misma acción que llevan a cabo los polifenoles del vino. Además, gracias a su efecto tranquilizante, ayuda a saborear mejor el vino.

EQUILIBRIO E INTENSIDAD

Serán dos puntos importantes para poder conseguir la combinación perfecta (al menos para ti) así podemos pensar también en otras características en común como:

-El aroma, podemos buscar aquellos que nos recuerden a frutas, especias...
-La
acidez es una característica que está presente en ambos por tanto hay que tenerla en cuenta

-El toque de dulzor que encontramos en muchos vinos dulces que encajarán a la perfección con muchos chocolates

¿QUIÉN CON QUIÉN?

Así que ahora nos quedaría saber qué variedades maridan mejor con el chocolate, algo que sin duda también dependerá al final de tu gusto pero como orientación:

Chocolate blanco: es el más dulce de los chocolates y marida mejor con vinos suaves confeccionados con Chardonnay o un Moscato

Chocolates con leche: cremoso y dulce aquí sería interesante vinos como los Pinot noir o un Merlot, así como con vinos espumosos o para los paladares más clásicos un oporto

Chocolate negro: vinos de crianza elaborados con Cabernet Sauvignon, el Zinfandel o el Petite Sirah, variedades con más cuerpo para no eclipsar el sabor del chocolate.

Chocolate negro (entre el 50% y el 65%) vinos de la variedad Merlot, Oporto Vintage o vinos de Chianti.

Chocolates (a partir del 70% de cacao) un vino de Bordeaux.

Por último para una buena experiencia te aconsejamos tomar una onza de chocolate dejarla que se derrita sobre la lengua y después beber un poco del vino así lo mezclaremos descubriendo esa explosión de sabores, eso sí...siempre que hayas acertado con la elección.

Aunque ahora retomando el hilo conductor con el que iniciamos este texto quizás esto mismo será la excusa para poder decir: “Apenas nos queda un sorbo” ¿otra copa?”

0 comentarios 0

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados